NO PIERDAS TIEMPO

IMPRIMÍ TUS BOLETAS

Y PAGALAS POR HOME BANKING

Sitio accesible
21/08/2017

Embarazo

Embarazo y la importancia de una alimentación saludable

La adecuada alimentación durante el embarazo es de vital importancia tanto para la mamá como para el bebé en gestación. Un inadecuado estado nutricional, tanto antes de concebir como durante el embarazo, impactará de forma negativa sobre la capacidad de llevar adelante ese embarazo y sobre la salud de la madre y el niño. Por otra parte, una adecuada alimentación contribuirá a disminuir el riesgo de bajo peso al nacer, prematurez, inadecuaciones nutricionales de la madre y el feto, etc

Evaluación alimentario-nutricional en el embarazo

La alimentación durante el embarazo debe ser evaluada para poder anticipar posibles deficiencias en la ingesta de nutrientes. si se observan carencias en la alimentación de la mujer embarazada es importante establecer si las mismas son consecuencia de inadecuados hábitos alimentarios exclusivamente, o de dificultades en el acceso a los alimentos. En ambos casos es indispensable acompañar a la mujer embarazada y aconsejarla adecuadamente, pero si las carencias tienen una base en dificultades en la accesibilidad de alimentos, es indispensable generar redes de articulación con todos los recursos locales disponibles: programas alimentarios y servicios sociales a fin de mejorar el acceso a los mismos.

Los puntos importantes sobre la alimentación saludable en el embarazo que a continuación se presentan pueden servir como guía

Alimentación completa:

Dado que no todos los alimentos aportan todos los nutrientes necesarios, es recomendable la variedad de la alimentación, para esto nos basaremos en los grupos de alimentos para asegurarnos una adecuada nutrición en este periodo. Te contamos cuales son los grupos:

  1. cereales y derivados
  2. frutas y vegetales
  3. leche, yogur y quesos
  4. carnes y huevos
  5. aceites vegetales (no grasas)
  6. agua potable

Cada uno de los grupos de alimentos identificados contribuye con sustancias específicas para la salud de la mamá embarazada, y en su conjunto aportan los nutrientes necesarios para la nutrición adecuada.

No es necesario que consuma todos los alimentos que conforman un grupo todos los días, sino más bien es importante evaluar el consumo de algunos de esos alimentos cada día.

Es importante que consuma por lo menos un alimento de cada grupo cada día (en las cantidades adecuadas) para que la alimentación sea completa y que se alternen los alimentos dentro de cada grupo para que la alimentación sea variada.

Dentro de los diferentes grupos de alimentos se encuentran los azucares y dulces que si bien no aportan nutrientes indispensables, su consumo excesivo puede conducir al aumento de peso no deseado. Por dicha razón, es aconsejable que su consumo sea en forma moderada.

Si la mamá embarazada refiere no consumir alimentos de los grupos 1, 2, 3, 4,5, y 6, puede deducirse que su alimentación no es completa y se deberá aconsejar para mejorar la alimentación enfatizando la importancia de una alimentación completa para la salud propia y la del niño.

¡Importante la Alimentación variada!

La alimentación saludable depende de que se incorporen todos los grupos de alimentos para asegurar un correcto aporte de nutrientes. Sin embargo, dentro de cada grupo de alimentos es importante, siempre que sea posible, asegurar la variedad en el consumo de cada uno de los componentes. Por ejemplo, no es lo mismo el consumo exclusivo de un tipo de vegetales que la elección de diferentes tipos y colores de ellos que aportarán variedad de nutrientes.

Energía:

El consumo de suficiente energía es de esencial para las funciones de la mujer y del feto; por lo tanto, una ganancia de peso adecuada garantiza que está consumiendo suficiente energía para sostener sus funciones y el crecimiento del bebe por nacer.

El requerimiento de energía en el embarazo con peso normal , aumenta con el objetivo de cubrir las demandas metabólicas del embarazo y del feto. Sin embargo, este aumento del requerimiento no significa que la mujer embarazada deba “comer por dos” como normalmente se asume correcto.

Es interesante remarcar que el requerimiento de algunos nutrientes aumenta en mayor proporción lo cual genera la necesidad de mejorar la calidad de la alimentación para asegurar que con ese aporte extra de energía se cubra el requerimiento de nutrientes. Para ello nos enfocaremos en que el consumo extra de energía sea a expensas de alimentos ricos en nutrientes como cereales integrales o fortificados, frutas, vegetales, lácteos y carnes magras.

Es necesario recordar que el embarazo no es el momento indicado para realizar restricciones energéticas ya que algunos procesos pueden ser dañinos para el feto. Por tal motivo asegúrese de que la mujer consuma alimentos en cantidad y variedad y que la ganancia de peso es adecuada.

Calcio:

El calcio es necesario para la formación ósea del feto y el mantenimiento materno. Durante el embarazo el requerimiento de calcio aumenta Es relevante sugerir el consumo de leche, yogures y quesos que son las fuentes principales de calcio. Recomendamos productos descremados y recuerda que no solo la leche aporta grandes cantidades de calcio, sino también otros alimentos como el yogur y el queso.

Hierro:

El hierro es un mineral indispensable para la formación de los glóbulos rojos y consecuentemente, la prevención de la anemia por hierro. Una mujer que transita su embarazo anémica esta propensa de sufrir un parto prematuro, de dar a luz un niño de bajo peso, de padecer anemia postparto y de tener menor respuesta frente a una crisis durante el parto.

Es importante incorporar vegetales fuente de vitamina C (naranja, limón, tomate, perejil, pimientos) para mejorar la absorción del hierro en las comidas. Asimismo, es importante no consumir té, mate, café ni gaseosas cola 1 hora antes o después de la comida ya que estas bebidas inhiben la absorción del hierro que no proviene de las carnes

Ácido Fólico:

Esta vitamina es indispensable Durante el embarazo para acompañar la rápida división celular que se produce, como así también reducir el riesgo de anemia. Durante los primeros 28 días del embarazo esta vitamina es fundamental para reducir el riesgo de un embarazo afectado por malformaciones del cierre del tubo neural. Es deseable que la mujer haya consumido suficiente ácido fólico durante el período anterior a concebir a través de una adecuada ingesta de alimentos y suplementos. Por ley las harinas en nuestro país están fortificadas con esta vitamina.

Vitamina C:

Es muy importante durante el embarazo. Podemos encontrar vitamina C y cubrir el 100% de la recomendación:

  • 10 frutillas
  • 1 naranja grande
  • 1 kiwi grande
  • 200 gr de brócoli
  • 50 r de morrón rojo

Fibra:

La fibra es indispensable para una adecuada función intestinal que es un tema de especial interés durante el embarazo. Se encuentra fundamentalmente en frutas, vegetales y cereales integrales,

Ácidos Grasos Esenciales:

Es recomendable que la alimentación no sea excesiva en grasas para evitar problemas de sobrepeso y riesgo cardiovascular. Sin embargo, no todas las grasas son iguales en cuanto a su calidad nutricional y en tal sentido es importante destacar los ácidos grasos presentes en los aceites vegetales. Se encuentran en los pescado y el aceite vegetal.

¡Esperamos haya sido de utilidad y pronto tendrás más novedades!